miércoles, 18 de julio de 2012

El local de La Sociedad Terpsícore


Salida al jardín desde los salones

Aunque la Sociedad Terpsícore de baile ya se encontraba constituida desde el año de 1897, parece ser que utilizaban en aquellos años un sitio temporal localizado en una quinta al poniente de la ciudad, tal como lo menciona el historiador Isidro Vizcaya Canales en sus Orígenes de la Industrialización de Monterrey.

En una búsqueda rápida en el archivo municipal digitalizado, las primeras noticias que encuentro sobre la construcción de un espacio físico propio para su club social, aparecen en este documento del ayuntamiento de Monterrey del 26 de Noviembre de 1909.
"…Los señores S.R. Gómez y Antonio Ferrara, en representación de la Sociedad Terpsícore S.A. de esta ciudad, manifestamos que teniendo conocimiento de que ésta autoridad desea ampliar la calle de Bravo hasta la de Matamoros, cedemos en nombre de la Sociedad que representamos la faja de terreno que ocupe el ensanchamiento, en cambio de que el Municipio ceda por su parte todos los sobrantes que existen en la manzana en que se encuentra nuestra propiedad…"(1)

Más tarde hacia el año de 1913, la revista regiomontana Zig-Zag destacaba la inminencia de la obra y publicaba algunos detalles sobre el proyecto:
“…Hoy tenemos el gusto de publicar en fotograbado los proyectos que el ilustrado arquitecto Don Enrique Canseco presentó a la Sociedad "Terpsícore", quien los aprobó de un modo definitivo. En vista de ello, muy en breve darán principio las obras de construcción en el lugar que se designará, y que de seguro va a ser uno de los más poéticos de la ciudad.
Vista lateral del proyecto

Vista frontal del proyecto

Aunque ya en ediciones pasadas nos hemos ocupado de este asunto, no sobra expresar que la sociedad en referencia ha procedido con indiscutible acierto, encomendando al joven Canseco esa labor artística y delicada, que ha venido a constituir la expresión espontánea del buen gusto y la cultura que animan el espíritu de la sociedad, tanto más simpática cuanto más nos fijemos en que quienes la integran son en su mayoría jóvenes de la selecta gente regiomontana…”(2)
Arquitecto don Enrique Canseco
Años más tarde y ya establecidos por completo los salones, parece que lo "animado" de las fiestas daba pie a que se hicieran señalamientos del siguiente tenor ante la autoridad:
“…1 de Agosto de 1936.
18.- Oficio de la Secretaría General de Gobierno en donde se le informa a la Presidencia de una queja presentada ante el Gobernador del Estado por los vecinos del barrio obispado, quienes se quejan de los ruidos estridentes que se escuchan a altas horas de la noche con motivo de bailes efectuados en los Jardines Terpsícore ubicados en las calles de Bolívar, Matamoros y Bravo de esta Ciudad…”(3)
Terrazas de la Sociedad Terpsícore




Fuentes:
(1)      Fondo: Monterrey Contemporáneo, Sección Correspondencia,Colección Civil, Volumen 645, epxediente 7.
(2)      Revista Zig-Zag, año de 1913.
(3)      Fondo: Monterrey Contemporáneo, Sección Correspondencia,Colección Civil, Volumen 645, epxediente 8.

viernes, 13 de julio de 2012

Fotografía de Monterrey en los cuarentas

Imagen sobre el lecho del río Santa Catarina, más o menos a la altura de la calle Juárez. Al fondo se aprecia el cuerpo del hotel Ancira antes de que se le hiciera la ampliación en el lado poniente.
Desconozco el porqué de la concentración de gente en su margen izquierda, pero llaman la atención tanto la precariedad del paso improvisado con tablones sobre la corriente como la situación ruinosa de las construcciones de la zona. 

Pasando sobre el río Santa Catarina. c.1943